lunes, 15 de julio de 2024

POSICIONAMIENTO ANTE EL RIVAL

Cada día es un desafío, cada oportunidad es un desafío, cada partido es un desafío, cada rival es un desafío. 

En mi trabajo, con equipos o jugadores, siempre es una lucha de antemano tratar de cambiar la percepción acerca del rival del “próximo partido” “Es mejor que nosotros, ¡nunca le pudimos ganar", "van primeros en la tabla" "juega tal jugador!” Continuamente aparece la sombra del otro imaginario, a quien se pone en un lugar de omnipotencia y superioridad, el cual nos arrebata de antemano la posibilidad de demostrarnos mejores. Esa omnipotencia del otro nos achica, como vulgarmente se dice “arrugamos”.

¿En qué lugar ponemos al adversario, y en qué lugar nos colocamos nosotros? Más allá del rival, un equipo ganador, no es aquel que se mide con el adversario en cuanto a quien tiene más que el otro, sino en el que mide contra él mismo. En lo fácil, todos somos buenos, y es ante los grandes desafíos, donde nos medimos de verdad.

Si estamos hablando del deseo del ser humano, que busca el placer que le genera una acción bien realizada, como ser jugar bien, ganar por lo que se ha peleado. ¿De qué deseo estamos hablando? ¿Es el deseo de cada uno? En este caso, de un deseo otorgado al otro. Yo ya no me juego por lo que quiero, me pongo a jugar en el lugar que me coloca el rival, y ésto lleva irremediablemente a jugar desde ese rol de “equipo perdedor”. La causa en este último caso, es que decae la atención, ya que no estamos activados de la misma manera que cuando jugamos con un rival superior, donde se mantiene un nivel de atención mayor. Es cuando no te podes distraer ni un segundo, porque te pasan por encima.

Un equipo puede tener mucho deseo, pero si no hay motivación, si no hay voluntad, si no hay garra, me quedo en el motivo, y por mucho que arenguemos en el vestuario, no tendrá ningún valor, pues nos quedamos en las palabras sin poder bajarlo a los hechos.

Si no queremos desperdiciar los momentos previos al partido, y sacar lo positivo de ese tiempo, no necesitamos pensar en quién tenemos enfrente. Cada equipo deberá poseer su propia danza, sus propios rituales, su propia locura, su propia mística, despertando motivación y cohesión grupal, bajo el sentimiento y la seguridad de ser los mejores. El poder no se da ni se cede, se gana. Podemos ir perdiendo en alguna ocasión, pero eso no significa ser perdedores, ya que el afuera está lleno de posibilidades para quien las sabe ir a buscar.


Julia Alvarez Iguña / Psicología del Deporte.

www.rugbyandfitness.com
Twitter @rugbyandfitness 

Facebook.com/rugbyandfitness



viernes, 12 de julio de 2024

LIDERAR ES CUESTION DE SER

Érase una vez una compañía que invirtió tiempo y dinero en concretar sus valores y publicarlos para transmitirlos hacia fuera (el mercado) y hacia dentro (los empleados). Lo que pasa cuando uno publica sus valores es que tiene consecuencias, porque se espera que se actúe en función de esas reglas básicas que tú mismo has definido. 
Uno de los valores que se promulgaban era el respeto y una de sus aplicaciones directas consistía en la importancia de la vida personal de los empleados por lo que se redactó un plan de conciliación. Así, un lunes cualquiera todo el mundo recibió en su mesa una tarjetita en la que se explicaban las distintas alternativas que tenían los empleados para conciliar su vida profesional y su vida personal.
Para haceros la historia corta, os comento que todo esto funcionó durante dos semanas. El director del departamento financiero dijo que necesitaban quedarse más tiempo para cerrar las cuentas y que su equipo no podía permitirse conciliar. Luego llegaron comités de dirección y de inversión que se convocaban a las 6:30 de la mañana para que cuadraran con las ocupadas agendas de los directivos y se vivían actitudes de decepción cuando a las 8 de la noche no había una persona en la oficina para dar cobertura a los que no conciliaban. En menos de un mes, la conciliación se fue al carajo y todo volvió a ser como antes. 
Tener unos valores arraigados tiene como consecuencia tener unas convicciones firmes. 
Cuando se es consciente de estas convicciones se generan unas expectativas que implican una actitud respecto al entorno que se traducen en acciones concretas. Y si nuestras acciones no están alineadas con nuestros valores... lo que es seguro es que nuestros valores no son tan sólidos. En este caso, los valores de esta compañía y de sus líderes no eran sólidos. Se los habían inventado para vender. Por un lado, vender al mercado una imagen más humana y por otro, vender a los empleados una sensibilidad que no tenían. He ido a buscar sus valores antes de pulicar este post y... ¡hasta los han eliminado de su web!
El argumento es que cualquier cambio que se pretenda realizar tiene que venir desde arriba. Se tiene que sentir la implicación especialmente desde la parte alta de la pirámide para que todo fluya hasta la base. Porque sino, el efecto es el contrario. Se genera incredulidad y se sospecha de cualquier medida, aunque sea bien intencionada, objetivamente interesante y en beneficio de todos. Se pierde la credibilidad en los valores y se extiende de manera incontrolable al resto de la actividad.
Leopoldo Abadía habla de la virtud de la meritocracia refiriéndose a los líderes que tienen la responsabilidad de gobernar o de gestionar empresas o clubes de fútbol. Dice que el comportamiento correcto es uno de los componentes del mérito que se le supone al líder, a través de su trabajo eficaz y del respeto a las personas. Y cuando define al líder lo hace diciendo:
"una vez metido en lo del mérito, yo incluiría tener una vida ejemplar, ser alguien de quien los chavales digan "yo quiero ser así de mayor".... y alguien de quien, en vez de pensar "qué andará buscando éste" se piense "mucho mérito tendrá éste para tener ese puesto"".
Echo de menos este tipo de líderes en nuestro entorno. Queremos que haya cambios a nuestro alrededor y, cuando llega la oportunidad de demostrar que nuestros valores son sólidos y están arraigados nos dejamos llevar por el corto plazo, el qué dirán, el calor del sillón y los plazos electorales. Y así, dependemos de que cualquier mejora que hagamos sea provocada por personas a pesar del sistema.  
Sin embargo, también hay luces entre tanta sombra. Y cómo no, otra vez el deporte iluminando el camino. Os voy a contar otra historia (gracias Rafa por enviarla). Ésta ha ocurrido esta semana. Louis Picamoles es uno de los mejores jugadores de rugby del mundo y un indiscutible en la selección francesa. En el partido de Francia-Gales, Picamoles es amonestado por el árbitro con una tarjeta amarilla lo que implica que tiene que salir del campo. En su camino a la banda, Picamoles se mofa del árbitro aplaudiendo sarcásticamente su decisión. Al final, Francia perdió contra Gales y ahora se la juega contra Escocia en el Seis Naciones.
Este martes, el seleccionador francés Phillippe Saint-André, comunicó en rueda de prensa la lista de jugadores seleccionados para el trascendental partido contra Escocia. Sorprendió enormemente la ausencia de Picamoles. Cuando le preguntaron al respecto, declaró:
"Tras esta derrota, hemos realizado algunos cambios motivados por las lesiones pero también reaccionando a ciertas actitudes hacia los árbitros que se vieron en el campo y que no tienen cabida en nuestro deporte. El Respeto es la base de nuestros valores. Es vital enviar un mensaje a todos los jugadores que les recuerde que el privilegio de llevar esta camiseta implica una serie de deberes y de obligaciones".
Para Saint-André no es negociable sobreponer el resultado de un partido tan importante a lo que él percibe como una agresión a los valores más profundos de su deporte y de su país. Y marca el camino claro del comportamiento que se espera de cualquier jugador que quiera formar parte del equipo nacional en la competición más importante del año.
Mafalda sentaba cátedra al hablar sobre educación diciendo: "Educar es más difícil que enseñar. Para enseñar sólo necesitas saber. Pero para educar necesitas ser." Liderar cualquier cosa (equipo, compañía, país, proyecto, etc...) no es una cuestión de tener un puesto. Ni siquiera es cuestión de autoridad. 
Liderar es una cuestión de ser y de comprometerse con las creencias y valores. Liderar consiste en predicar con el ejemplo y aprovechar todas las oportunidades que tenemos para hacerlo. Por eso tengo tantas esperanzas puestas en el deporte. Porque nos da la oportunidad de demostrarlo y comunicarlo a los más pequeños cada día cuando mantiene su esencia, tal y como ha hecho el seleccionador de rugby francés. Y por eso soy tan crítico con el fútbol profesional. Porque no asume su responsabilidad y malgasta esa oportunidad de manera recurrente.
Twitter @rugbyandfitness | Facebook.com/rugbyandfitness

lunes, 17 de junio de 2024

19 de Junio, DIA DEL RUGBIER ARGENTINO

Unos cuántos años atrás, en el año 2012, cuatro seguidores del Rugby (Juan Casajús, Marcelo Fajnzyn, Marcelo Mariosa y un rugbier brasileño) se preguntaron si existiría la posibilidad de homenajear a todos los jugadores pasados y actuales del Rugby argentino.


Se pusieron de acuerdo, a pesar de vivir en lugares muy distantes, y comenzaron con el festejo.


Decidieron ésa fecha, ya que ése día nacieron Los Pumas (Seleccionado Argentino Mayor de Rugby) en su viaje internacional a Sudáfrica durante el año 1965. 


Aquél consagrado día, los recién nacidos Pumas le ganaron al Junior Springboks por 11 a 6, con tries de Pascual, España y Loyola con una conversión del negro Poggi. 


El match se jugó en uno de los míticos estadios de rugby, Ellis Park, ante 40.000 personas. 


Durante el primer año de conmemoración de la fecha, más de 5.000 personas conocieron y rememoraron ésta historia a través de las redes sociales. Y desde ahí cada vez más son los partidos, terceros tiempos y anécdotas que se suman. 

Todos los años conocemos muchísimos más amigos que se suman, el rugby argentino sigue creciendo, así que en éste 2024, los invitamos a contar entre sus contactos de Rugby ésta historia y a difundirla!


A todos ustedes, FELIZ #DíaDelRugbierArgentino  

"19 de Junio, día del rugbier argentino". 


viernes, 7 de junio de 2024

ESPECIALIZACIÓN TEMPRANA


La extremada especialización y acentuamiento de tipos característicos para determinados deportes, ha contribuido al logro de una cada vez más temprana especialización, con la coincidente invasión de la niñez en el entrenamiento serio.

La especialización temprana lleva consigo un agotamiento prematuro de la capacidad de rendimiento físico y psíquico.

Los estereotipos prematuros y unilaterales del movimiento llevan en el niño al aburrimiento y a la falta de interés; por esto, a los niños de 6 a 14 años no se los debe especializar, sino darle variedad.

La especialización temprana es el resultado de entrenadores ambiciosos, que aspiran a tener éxitos lo más pronto posible.

Es conveniente rendimientos promedio para ejercicios múltiples, que rendimientos de cúspide en un solo orden, como consecuencia de la especialización prematura.

Desarrollo físico del niño
Una sobrecarga unilateral y alta en el ámbito motor, producto de esfuerzos de fuerza explosiva, pueden influir negativamente sobre el crecimiento posterior y acarrear problemas posturales, lesiones articulares, especialmente de columna.

Desarrollo motor del niño
La temprana fijación de determinadas destrezas motoras deportivas lo llevan a un estrechamiento de su capacidad motora de aprendizaje.

Desarrollo psíquico y social
La función compensatoria del deporte (alegría y espontaneidad en los juegos y competencias), respecto a la escuela, desaparecen y se convierte en un elemento más de exigencia y seriedad en su vida.

El alto rendimiento es el objetivo próximo, caracterizado por la dureza, la planificación y la conciencia en el entrenamiento. Es comparable con los momentos psíquicos de la vida laboral (tensión, seriedad y monotonía) y en ello radica el extremo cuidado cuando se dedica iniciar en ésta etapa.

Datos de referencia para el entrenamiento con niños
- Es fundamental el volumen y la generalidad del entrenamiento.
- Acentuar la base aeróbica en el entrenamiento de resistencia.
- Se debe evitar sobrecargar la columna en el entrenamiento de fuerza. Se debe realizar con el propio peso.
- La utilización de ejercicios de elongación permite mantener la elasticidad de la musculatura, la cual en esta etapa comienza a disminuir.
- La información suministrada debe ser sencilla.
- Las pequeñas competencias y pruebas de control deben brindar experiencias positivas que logren afianzar los conceptos técnicos.
- Los movimientos deben ser aprendidos con formas jugadas, al igual que el desarrollo de las cualidades.

Entrenamiento de los jóvenes
- El entrenamiento multilateral evita desarmonías en el desarrollo motor durante la pubertad (primer momento).
- En la pubertad debe preferirse afianzar las destrezas motoras a aprender nuevas.
- En el segundo momento (de la pubertad) se vuelve a dar condiciones favorables para el aprendizaje moderno.

Juan Casajús
Twitter @JuanCasajus

www.rugbyandfitness.com | Twitter @rugbyandfitness | Facebook.com/rugbyandfitness

lunes, 3 de junio de 2024

LA IMPORTANCIA DE LA TOMA DE DECISIONES EN EL RUGBY

Muchas veces vemos en los campos de juego entrenadores que reprochan a sus jugadores cuando estos no han elegido la mejor opción o han errado un pase sometidos a una presión. Erróneamente se piensa que antes de recibir la pelota ya se tiene que saber qué hacer con ella.
Entonces la pregunta es saber si esos jugadores estaban realmente preparados para solucionar satisfactoriamente la situación del juego a la que se enfrentaban.
Varios estudios neurocientíficos refieren que gran parte de las decisiones que se toman son fruto del inconsciente. Estas decisiones son ejecutadas inconscientemente según las vivencias anteriores del jugador de Rugby, por lo tanto, los jugadores han de vivenciar situaciones reales en los entrenamientos, similares a las que se podrá encontrar en un partido. De esta forma, ayudaremos al jugador a que la decisión tomada sea la acertada.
Por lo tanto, en los entrenamientos se debería tratar de diseñar tareas donde se presenten ciertos problemas (cuantas más veces se repitan, mejor) que se encontrarán los jugadores en un partido o en el próximo partido. Haciéndoles pensar y decidir, por ellos mismos, cuál es la decisión acertada para cada situación. Así, en el partido, conocer la solución a la situación a la que se enfrenta y poder ejecutar la decisión correcta.
La toma de decisiones es el proceso mediante el cual se realiza una elección entre las opciones o formas para resolver diferentes situaciones de la vida en diferentes contextos” (…) “Para tomar una decisión, cualquiera que sea su naturaleza, es necesario conocer, comprender, analizar un problema, para así poder darle solución”.
Pensando en el jugador que realizó mal un pase, se podría pensar en primera instancia que la toma de decisión no fue acertada, ya sea por no conocer el juego, comprenderlo, analizar la situación que se le presentaba y poder darle solución (no haber vivenciado anteriormente el problema) o por la velocidad a la que fue tomada esta decisión.
Sin lugar a dudas es un factor importante en el entrenamiento del Rugby, que muchas veces los entrenadores no valorizan. Se debería preparar a los jugadores para enfrentarse,de la mejor forma posible, a los distintos problemas que pueda presentar el juego y poderdecidir satisfactoriamente, a la máxima velocidad posible, cuál es la mejor opción.
¿Se puede trabajar la velocidad en la toma de decisiones? Indudablemente mucha importancia de esta velocidad, como la física, está en la genética. Pero como todo, se puede trabajar y mejorar. Hay que tener claro que, dos jugadores trabajando con el mismo entrenamiento, durante el mismo período de tiempo, no decidirán igual ni a la misma velocidad. Ni la progresión será la misma.
Una buena forma para preparar y activar cognitivamente el cuerpo a la toma de decisiones es con un simple 3 vs 2. Se estimula pensando continuamente en la opción correcta, en el lugar óptimo de recepción y entrega.
Al ser un espacio reducido, la velocidad en la toma de decisiones ha de ser mayor. Mediante el mantenimiento de la pelota en espacios reducidos con distintos objetivos, trabajaremos la toma de decisiones y su velocidad, ya sea pudiéndolo relacionar con nuestro modelo de juego o simulando los distintos problemas que nos podemos encontrar para comprenderlos, analizarlos y solucionarlos.
Pasar la pelota al compañero mejor ubicado y con más ventaja espacio-temporal, cuanto más reducido, menos tiempo tendremos para poder tomar la decisión correcta. Cuantos menos jugadores, más veces nos veremos en la situación de tener que decidir la opción correcta, con y sin balón.
Juan Casajús / Twitter @JuanCasajus

Material autorizado para su reproducción citando autor y fuente.

lunes, 29 de abril de 2024

PERSEVERANCIA



Perseverancia. Es no bajar los brazos, es no renunciar, es mantenerse constante, es creer en uno mismo, es simplemente tener fé.

El Rugby necesita de ello. Muchas veces el jugador más importante dentro de la cancha es aquel que se levanta rápido sin importar que haya caído o aquel que continúa empujando cuando todos comienzan a flaquear.

El entrenamiento, el perfeccionamiento de una destreza individual, el tackle, el scrum, o cualquier formación del juego de rugby, son excelentes ejemplos de perseverancia y de la necesidad de continuar hasta el final.

Anónimo

Twitter @rugbyandfitness | Facebook.com/rugbyandfitness | Instagram.com/rugbyandfitness

lunes, 22 de abril de 2024

COMPORTAMIENTO DEL ENTRENADOR

Muchas veces planteamos y estudiamos cómo algunos comportamientos o estilos que adoptamos en los entrenamientos pueden influir en la motivación y bienestar del jugador de rugby. 
Algunos jugadores deciden aumentar su autonomía, dándole un mayor protagonismo en la elección de las tareas a realizar durante el entrenamiento y ésto repercute en el hecho de estar más motivado y aumenta su bienestar. Esto no quiere decir que los jugadores dirijan los entrenamientos, sino que dentro del esquema de sesión que el entrenador prepara, el jugador tiene libertad para proponer alguna modificación en los ejercicios o proponer alguno distinto en función de sus sensaciones, estado mental, estado físico etc.
No es fácil tener claro qué estilo de liderazgo adoptar, ya que éste va a depender de las características de la situación en la que nos encontremos, de las características del jugador, y del objetivo que estemos persiguiendo
Se consideran dos estilos de liderazgo, uno de apoyo a la autonomía, donde el entrenador tiene en cuenta la opinión de los jugadores y fomenta que participen en la toma de decisiones, y otro de control, donde el entrenador tiene una mayor autoridad y él es el responsable de la toma de decisiones. En función del tipo de estilo adoptado por el entrenador, se analizan cómo pueden influir las características de cada estilo en el bienestar de los jugadores.
Las siguientes son características que tienen influencia positiva en el bienestar de los jugadores:
1. Adoptar un estilo que favorezca la autonomía de los jugadores va a aumentar su autoestima y va a reducir el riesgo de abandono deportivo.
2. Los jugadores tienen que sentirse comprendidos y valorados, proponiéndoles ejercicios y actividades que les resulten atractivas y significativas.3. Hay que ayudar a que los jugadores confíen en su habilidad para hacer las cosas bien, tanto en entrenamientos como en partidos.4.- Animar a los jugadores a preguntar sobre las actividades en las que están participando y tratar de responderles de con detenimiento y atención.5.- Entender cómo se sienten e intentar estar seguro de que los jugadores entienden los objetivos de las actividades que proponemos.6.- Evitar dejar de mostrar afecto o atención cuando los jugadores no van en la dirección que queremos.7. Evitar distanciarnos o dejar de apoyarlos cuando los jugadores no ven las cosas como nosotros, o no están jugando bien.8. Evitar ser excesivamente controladores ya que esto puede hacer que se reduzca su autoestima y se incremente el riesgo de abandono.

Todos tenemos claro que uno de los grandes beneficios que el rugby puede aportar a nuestros niños y jóvenes es el bienestar psicológico que provoca, sin embargo, cuando empiezan a competir este bienestar psicológico frecuentemente se vuelve en malestar, debido a la presión que los chicos perciben. En muchas ocasiones esta presión depende del ambiente que creamos los entrenadores y padres, por tanto, se plantea que es importante que percibamos el rugby formativo como una herramienta de aprendizaje y de mejora de la salud tanto física como psicológica y no nos dejemos llevar por la vorágine de las competiciones tratando a nuestros niños como pequeños profesionales.
Modelo Multidimensional de Liderazgo de Chelladura. Isabel Balaguer y grupo (Universidad de Valencia, España).
Facebook.com/rugbyandfitness | Twitter @rugbyandfitness

miércoles, 17 de abril de 2024

EL SILENCIO DEL VESTUARIO


En el rugby hay dos momentos y dos lugares incomparables que uno jamás desearía que se terminaran.

El primero es ese rato en que cada uno se quita la ropa de su vida artificial, la que hay afuera, las historias que lo persiguen, las obsesiones, los temores, y se va poniendo la armadura que compone la indumentaria de nuestra existencia real: una camiseta, con un número. Unos colores. Un escudo. No nos importaría quedar atrapados en un día de la marmota oval en el que se reiteraran todas esas etapas en las que la juerga bromista de la llegada al vestuario, antes de un partido, va derivando en un progresivo ensimismamiento del hombre que deja de ser hombre, con sus ganas de chiste y de risa, y empieza a ser jugador, a interiorizar lo que viene, a pensar en lo que le toca, a jugar el partido la primera de las dos veces que le va a tocar jugarlo. Una dentro de su cerebro; la otra fuera, en interacción con todos sus semejantes, próximos y enemigos. Ese rato que espesa el ambiente antes de la acción…Y decimos acción porque, si dijéramos jugar el partido, estaríamos perdiendo un sinfín de matices; y cualquiera que haya estado ahí sabe que, sí, jugamos al rugby… ese es el verbo que se utiliza. Pero decir jugar no es decirlo todo.

La diferencia se entiende en cuanto uno comprueba el espeso silencio en que se viste un equipo. Ese silencio del vestuario lo cuenta todo, aunque parezca vagamente contradictorio. El silencio que gana las paredes, las perchas, la ducha silenciosa, la mente y los cuerpos. El silencio que permite la escenificación de una cuidadosa liturgia de vendas, linimento, crema calentadora, masajes, cinta para sujetar las torsiones articulares, esparadrapo, fundas en los dientes, vaselina en el rostro, balones golpeados contra los hombros, cuellos en violentas rotaciones, expresiones obtusas, tensión en las voces, abrazos interminables, pelotas que revolotean nerviosas en espacios mínimos, ansiando el tacto de la guerra, y miradas contra el espejo de tipos apartados del grupo, que hacen girar su cuello mientras descifran letanías de embrutecimiento, de autoafirmación física, de locura competitiva, de sangre contenida que hierve. Podrán inventar cascos de espuma para la cabeza, protectores bucales, corpiños mullidos que amplían la envergadura de los hombros… Todos los aditamentos que quieran. 

Pero todos sabemos que sólo hay una coraza verdadera que te aprisiona el esqueleto, que lo hace duro, intocable, resistente, poderoso. Que te protege de verdad: es tu camiseta y el deseo inconmensurable que cabe dentro de ella. Y sabes que estás preparado cuando, por fin, la camiseta baja sobre el cuerpo. Una vez que la camiseta está sobre el cuerpo, ya no hay nada más. Nada que pensar, nada que decir, nada que temer. Sólo ir reuniéndote alrededor de unas palabras, que a lo mejor dices tú si tienes el honor de estar en el centro y dirigirte a tus amigos para que te escuchen, si tienes algo que decir que sea sustancial, que pueda comunicarles la fiereza, la disposición, el compromiso, la importancia, la hermandad. Que pueda dirigir sus cerebros a dos o tres conceptos únicos: el equipo, la lucha, el partido. Todos esos momentos que concluyen cuando los suplentes y los chicos del equipo inferior hacen un pasillo a la puerta del vestuario y emerge en fila el ejército sentimental que es un equipo de rugby. Entonces, cede el silencio. Entonces, mientras tus tacos repican en la baldosa de camino al campo, entonces es cuando deseas ser piedra.

El segundo instante es algo posterior y mucho más efímero. Dura apenas unos segundos y lo contiene el momento, ya fuera, sobre el campo, en que el árbitro ha comprobado que todo está en orden, han asentido los dos capitanes y la pelota va a ponerse en juego. Alguien la está sujetando levemente, con la yema de los dedos, entre sus manos. Alrededor hay un silencio como un responso. Porque ya está todo dicho; o porque nadie quiere extraviar energías; porque el silencio es aún más imponente que cualquier palabra. Tal vez alguien cuelga un grito de ánimo en el aire, desde fuera o desde dentro, pero tú ya no oyes nada. Sólo miras con nerviosa anticipación a ese tipo que tiene el cuerpo un poco encorvado, la espalda algo echada adelante, las botas nerviosas y la pelota entre los dedos. El que va a dejar caer la pelota dentro de un segundo, levemente, como si la hiciera descender por un invisible hilo vertical, para luego encontrarla abajo en un botepronto y enviarla en un planeo elíptico, como una bomba fatal, para que caiga al otro lado de la muralla. Miras porque sabes que hay que ir a buscarla. Ahí hay que ir. Por cojones y con ellos. Tú y los otros. Todos. Hay que ir igual que uno va a al frente, con la inconsciencia de fatalidad que nos trasciende, queriendo esa obligación aunque nos pueda acarrear dolor. 

Amándola. Porque uno sabe muy bien, perfectamente bien, lo que va a encontrar allá enfrente: un muro de cuerpos que aguarda la colisión frente a otro muro de cuerpos. En ese instante, uno no piensa, pero el cuerpo libera en su insondable fisiología una oración para que los pulmones se abran y no se interpongan en lo que ha de ocurrir durante los siguientes 80 minutos; para que no te detenga un solo dolor ni un solo golpe; para derribar obstáculos, hacer retroceder hombres y avanzar en vanguardia. Para ser piedra, otra vez, todas las veces que sea necesario. Y se activa todo lo que tiene que ver con la pelota, el espacio, el contrario, la demolición, el ensayo. Es curioso porque, después de ese primer choque contra la pared, tan poco racional en términos intelectuales, hay que ponerse a pensar y ya no dejar de hacerlo. Pensar y sufrir, empujar y pensar, defender y pensar, pasar y pensar, correr hasta allá y pensar, volver a este lado y pensar, levantar y pensar, placar y pensar, contar y pensar, mirar y pensar, calcular y pensar, trabajar y pensar, ir abajo y pensar, chocar y pensar, levantarse y pensar, parar arriba y pensar, golpear y pensar, atacar y pensar, apretar y pensar. Empujar y empujar, pensar y empujar. Sentir y pensar. Todo viene ahí, a partir de ahí. En ese silencio de tonelada en el que se oye el viento, revientan las voces cuando el pelotazo se levanta en el aire. Ahí donde caiga... ahí comienza la historia.

Autor: Mario Ornat

Facebook.com/rugbyandfitness | Twitter @rugbyandfitness

viernes, 5 de abril de 2024

RUGBY AND FITNESS CHANNEL




Muchas gracias a todos los jugadores, entrenadores, padres, madres, familiares y voluntarios que nos acompañan cada semana en el blog y en las redes sociales.


Además de haber cambiado el diseño, seguimos creciendo y nuestro CANAL de Rugby and Fitness en You Tube, superamos las 618.600 reproducciones. 

Pueden suscribirse sin cargo en: http://www.youtube.com/user/rugbyandfitness

OBJETIVO: Tackle en movimiento
.   


 

Rugby and Fitness.com en Facebook!
48.100 Me Gusta!
21.000 seguidores Instagram 
532.500 clicks en nuestro blog!!

Gracias por compartir nuestros contenidos con sus contactos: 


www.rugbyandfitness.com | Twitter @rugbyandfitness | Facebook.com/rugbyandfitness

lunes, 18 de marzo de 2024

HIDRATACION EN EL RUGBY

Nunca debemos olvidar el papel fundamental que cumple el agua en nuestro organismo; enfriamiento, transporte de nutrientes, lubricación de articulaciones, digestión y absorción.

El 60 o 70 % de nuestro cuerpo está formado por agua, la gran mayoría se encuentra en la sangre y en los músculos.
La cantidad de agua del organismo es limitada, si las pérdidas no son reemplazadas puede haber un descenso en la transmisión de calor desde los músculos hacia la piel, cuya consecuencia será el aumento de la temperatura corporal, favoreciendo el riesgo de deshidratación, los primeros signos son la sed intensa, el cuerpo seco, caliente, sequedad de piel y mucosas, calambres (se pierde sodio por transpiración), agotamiento por desequilibrio hidro-electrolítico (que se manifiesta con mareos, sudor, taquicardia, cefalea, palidez, etc.), golpe de calor (disminución del nivel de conciencia, descoordinación neuromuscular) y en casos extremos comprometer la vida.

La deshidratación provoca una disminución de la capacidad aeróbica, de la potencia aeróbica máxima, de la resistencia muscular y de la capacidad de desarrollar trabajo físico. Además de las cualidades físicas mencionadas también pueden verse afectadas las facultades mentales, la coordinación fina y por lo tanto, es indispensable aportar líquidos durante el ejercicio, fundamentalmente cuando se producen grandes pérdidas hídricas.

La forma adecuada de hidratarse va a depender de:
• El objetivo a alcanzar (aumentar la masa muscular, disminuir el tejido adiposo, optimizar el rendimiento, etc.)
• La intensidad, frecuencia, duración, etc. del entrenamiento a realizar
• El clima (temperatura y humedad)
• Variaciones individuales (hay gente que transpira más que otras)

Teniendo estos factores presentes se debe optar por la bebida adecuada (agua y/o bebida deportiva) y se deben practicar estrategias de rehidratación durante los entrenamientos.
Recomendación: Nunca probar una estrategia nueva el día del partido, para eso están los entrenamientos.

HIDRATACION PREVIA (PARTIDO/ENTRENAMIENTO)

El objetivo es asegurar un estado de euhidratación (o sea hidratación normal) y prevenir malestares gastrointestinales.
Evitar bebidas diuréticas o con gas (alcohol, café, mate, colas)
Beber entre 300-600ml de agua (sin gas) en la hora previa al partido (precalentamiento); y más si la temperatura y/o humedad son elevadas o si sos un “sudorador profuso”.

HIDRATACION DURANTE (PARTIDO/ENTRENAMIENTO)
El objetivo es reponer agua perdida por sudor y proveer una fuente de energía, para retrasar el vaciamiento glucogénico y, por lo tanto, la fatiga. En todo entrenamiento mayor a 60 minutos de duración y alta intensidad.
¿Qué? Agua y bebida deportiva, en lo posible, bien fría; que contenga los nutrientes necesarios y suficientes como sodio (para favorecer la absorción del agua) e hidratos de carbono. Estos últimos retrasan, pero no evitan, la fatiga muscular; ya que la tasa de utilización es mayor a la capacidad de ingerir hidratos de carbono durante el ejercicio.
¿Cuándo? Siempre, en los penales, conversiones, en el entretiempo y, en todo momento que el partido te lo permita... o entre sesiones de ejercicios en el gimnasio/campo.
Prestar especial atención para los que se queden de suplentes, deben rehidratarse en el banco de suplentes, para estar preparados en caso de tener que entrar.

Si estamos deshidratados nuestro rendimiento NO va a ser óptimo.
Con una pérdida de peso del:
2% hay disminución del rendimiento deportivo
3% hay disminución de la resistencia física
4% hay disminución de la fuerza muscular

Y con una pérdida mayor al 6% existe riesgo de enfermedades por calor y mayor al 10% compromete la vida, pero estos casos no son típicos en rugby (si en fútbol americano, maratón, etc.). No se debe esperar a tener sed para tomar líquido; en ese momento ya estás deshidratado!! Otras razones de ingestas inadecuadas de líquidos son: falta de disponibilidad de líquidos, líquidos poco apetentes, tradición deportiva, falta de concientización en el tema.
¿Cuánto? Lo ideal sería conocer las pérdidas individuales y reponerlas con agua y bebida deportiva.
Como regla general, consumir entre 500-1000ml/hora de bebida deportiva o agua mineral (sin gas), cantidades mayores pueden ser necesarias en días de temperaturas elevadas.
Todo esto es planificable y entrenable!! No dejar la hidratación librada al azar.
No probar estas estrategias por primera vez en un partido; sino tratar de ir acostumbrándose en los entrenamientos a beber cada 15-20 minutos, para probar tolerancia gástrica.

REHIDRATACIÓN (PARTIDO/ENTRENAMIENTO)

El volumen de líquido perdido depende de la intensidad y duración de la actividad, de la temperatura y humedad ambiente, de la vestimenta utilizada, de la aclimatación de la persona al calor, del movimiento del aire y de la radiación solar.
El mecanismo de la sed se activa cuando ya se ha perdido mucho líquido, por lo que es importante controlar las pérdidas comparando el peso previo y posterior a la actividad y el color de la orina (cuanto más amarillo, mayor la pérdida de líquidos, generalmente).
La estrategia a seguir es: beber 1/2 litro de bebida deportiva apenas se termina de entrenar/jugar y luego se debería consumir hasta completar el 150% del peso perdido, en las 2-3 horas siguientes. Ejemplo: Jugador de 90Kg con una deshidratación del 2% perdió 1,8Kg, el volumen a consumir sería de 2,7 litros (2700ml): 1º medio litro y luego 2200ml.

La DESHIDRATACION, es uno de los principales 5 factores nutricionales relacionados con la fatiga y disminución del rendimiento, junto al vaciamiento de los depósitos de glucógeno (energía) en músculos activos, la disminución de la glucosa sanguínea (hipoglucemia), malestares gastrointestinales, exceso de masa adiposa (lastre).

Todos es prevenible con educación alimentaria y “entrenamiento” de hábitos.
De vos depende estar hidratado.


Autora: Romina Garavaglia.

Twitter @rugbyandfitness | Facebook.com/rugbyandfitness