miércoles, 21 de mayo de 2014

MOTIVANDO AL EQUIPO EN EL VESTUARIO

Cada entrenador, conoce muy bien la importancia de mantener a su equipo con un buen nivel de activación. La motivación, es la disposición estable, es el rasgo individual o grupal, que le da sentido a lo que un deportista siente, y demuestra en una competencia.

En la vida, en el trabajo, en el mundo del deporte, debemos poseer motivación, ese deseo o energía, que nos mantenga orientados en alcanzar objetivos, por medio del esfuerzo y la superación continua, ya que de nada sirve por sí solo el talento personal, si no va acompañado, de una buena cuota de motivación interna.
Es muy difícil, para todo entrenador, llegar a su club, y encontrar al equipo desactivado, con miedo, dudas, desorganizado, indisciplinado.

Todas estas manifestaciones aisladas de conductas, son las que también provocan, de manera indirecta, la perdida de motivación del entrenador. Son tiempos cuando es mejor no entrenar, mejor ni pensar en resultados, ya que estos hablan de por sí solos.
Todos los equipos tienen sus altibajos contínuos, y una de las maneras de mantener  la activación de un equipo, comienza en el vestuario.

¿Qué hacer? Parar al equipo y hacerlo reaccionar a tiempo. Volverlos a meter en la meta grupal, entender que cuando se entra a un vestuario, los problemas personales de cada uno quedan afuera. Es en ese instante, cuando al ponerse la camiseta, ya cambia el rol y la función de cada uno.
El vestuario es el espacio virtual donde se cambia la realidad cotidiana, por la realidad del juego, lugar donde se puede dejar de hacer cualquier cosa, menos de pensar en jugar. Es en ese espacio donde se conjugan dos fenómenos, la diversión y lo serio del juego, donde lo que se juega, es algo que no pertenece a la vida, no forma parte de la satisfacción de deseos y necesidades propias.
A manera particular, no se puede estar en dos lados al mismo tiempo. Si estás preocupado, o pensando en algo de tu vida personal, sacáte la camiseta, y salí a arreglarlo, pero.déjale el lugar a otro jugador, que sepa cual es su obligación en ese lugar compartido. Si bien todo deporte posee cierta tensión,  incertidumbre e irresolución, también posee jugadores con capacidad de resolución, aquellos que creen que sí se puede, que siempre  se encuentran nuevos territorios, nuevas arenas, nuevos adversarios a conquistar.
Es así que, si somos quince, somos quince con la cabeza en un solo objetivo: el partido.
José Manuel Aira, entrenador del Racing de Ferrol, para motivar a sus jugadores, llena las paredes del vestuario con carteles y frases motivadoras pronunciadas por líderes, deportistas o técnicos del máximo nivel, como una manera de lograr una identificación personal, con cada una de esas palabras que logran transmitir el verdadero espíritu de lucha de un equipo.

Entre ellas podes llegar a encontrar frases como
«Cuando entres en este equipo a trabajar, elige por favor la actitud de hacer que hoy sea un gran día. Los compañeros y tu mismo lo agradecerán
Tomemos el trabajo muy en serio sin estar serios, está atento para ayudar siempre al tu compañero. Todos juntos somos más fuertes».
 «Fuera egos»
En la puerta de ceso al vestuario puede leerse:
«Prohibida la entrada a todo aquel que no venga a sumar».

Si bien estas frases no son dichas a manera de amenaza, es una declaración de intenciones, y algo que debe tener muy en cuenta, toda jugador que llegue a formar parte de un equipo.

Otra experiencia con mensajes motivantes, fue cuando en la pasada fase de ascenso a la Segunda B frente al Laudio, pidió a los familiares de los jugadores que le enviaran mensajes de ánimo y cariño. Montó un vídeo con todos, y se lo puso a los futbolistas el día del partido. Provocó muchas lágrimas y logró el efecto deseado de lucha por un ideal de gloria.

Lic. Julia Alvarez Iguña
eMail: J.iguna@gmail.com
Twitter @IgunaJulia
Web: www.psico-deportes.blogspot.com

Material autorizado para su reproducción citando autora y fuente.

1 comentario:

Jose Piñeiro dijo...

Buena técnica lo del video motivador con los familiares