miércoles, 29 de junio de 2016

TRABAJO EN EQUIPO

En un equipo, contamos todos. “Si uno sufre, sufrimos todos. Si uno triunfa, triunfamos todos”. Es un principio que en un equipo cohesionado se lleva a rajatabla y es la base para la resolución de conflictos en el seno del colectivo, para aumentar la motivación y para generar un clima de respeto hacia el compañero y de confianza en su trabajo.
Esta forma de trabajar, en la que todos los participantes son responsables de las metas, es la más asertiva para cualquier tipo de organización. Así, en equipo, es más fácil cumplir con los objetivos, es la mejor manera de retener talento y se consigue fomentar un clima laboral envidiable.
No importa a qué dedicas tu empresa ni su tamaño. El trabajo en equipo siempre es posible. Por eso, nos hemos atrevido a dar algunos consejos para el liderazgo de equipos, con el objetivo de dejar de trabajar individualmente y empezar a crear equipos que funcionen cohesionados. Esto es lo que debe hacer un líder:
  • Construye confianza.
  • Establece objetivos comunes.
  • Crea un sentido de pertenencia.
  • Involucra a las personas en las decisiones.
  • Haz que haya un entendimiento entre las partes.
  • Motiva la responsabilidad y el compromiso mutuo.
  • Impulsa la comunicación.
  • Aprovecha la diversidad.
  • Celebra los éxitos grupales.
  • Sé un líder.
En una empresa, trabajamos en equipo si…
– Se toman decisiones grupales. Aunque en un principio no todos estén de acuerdo, el líder tiene la habilidad para llegar a consensos e idear formas de que los colaboradores se suban al proyecto.
– Se tienen reuniones productivas. Después de cada reunión, los colaboradores saben bien qué pasos seguir y sienten que su presencia fue esencial. Durante las reuniones se generan nuevas ideas y estrategias para hacer crecer la empresa.
– Se fomenta la creatividad y la innovación. Cuando todos los miembros saben qué hacer y conocen su impacto en la empresa, se producen nuevas ideas e innovaciones que permiten el crecimiento.
– Nos escuchamos. Todos los participantes están en un mismo registro y cuando surge un problema están dispuestos a apoyar. Además, escuchan activamente las opiniones de los demás y ayudan a ofrecer soluciones.
Y no trabajamos en en equipo si…
– Sólo uno toma todas las decisiones.
– Cada área se preocupa por sus propias metas y culpan a los demás de no alcanzarlas.
– Las personas no se conocen o comunican continuamente entre ellos.
– Existe una competencia (no “sana”) entre áreas o individuos.
– No se confía en los demás miembros o existe una falta de respeto hacia su trabajo.
– Hablamos como “yo” y no como “nosotros”.
El equipo es un conjunto, basado en la confianza, el apoyo mutuo, la solidaridad, la confianza, el respeto, la energía compartida y un mismo objetivo. Y, como de muestra vale un botón, aquí tienes un excelente vídeo, que queremos compartir con ustedes.
Facebook.com/rugbyandfitness | Twitter @rugbyandfitness 

No hay comentarios: