miércoles, 14 de febrero de 2018

DECIRLES A LOS JUGADORES QUÉ HACER?

Me encuentro realizando una nueva y maravillosa experiencia en Nueva Zelanda. Me han dado la posibilidad de entrenar con un talentoso grupo de jugadores jóvenes y me interesó saber y conocer cómo son sus comunicaciones durante las distintas actividades y ejercicios.

Lo primero positivo es que sí hubo algunas comunicaciones que provenían principalmente en defensa y de algunos jugadores, no todos.
Deseo compartir mis anotaciones de cuando unimos a los backs con los forwards. Se notaba en el movimiento general del juego que la pelota iba de un lado a otro cambiando ataque y defensa pero los que más hablaban eran los defensores que cubrían el espacio interno y gritaban “cubro” ("shuffle").
Le pregunté al entrenador del equipo si ésto fue algo que él había hablado o discutido con los jóvenes, pero él dijo que acababa de notar que ellos también lo decían. Nos pusimos de acuerdo en dejarlos jugar nuevamente y escuchar lo que estaban comunicándose entre ellos.
Decidí desafiar a los jugadores. Les dije que si estaban en ataque y escuchaban la palabra "shuffle" gritada por la defensa, no se preocupen. Entonces reflexionamos como sobre qué tipo de lenguaje ayudaría a los defensores a poner en duda la atención de los atacantes.
Luego de discutir unos minutos, decidieron que usarían la palabra "destruir" (“destroy”). En los minutos que siguieron, sólo algunos de los jóvenes jugadores usaron ese nuevo término. Algunos lo encontraron entretenido y otros no lo hacían muy en serio. También dejaron de usar "shuffle", lo que fue una pena, ya que era una buena forma de asegurarse de que cubrieran el interno. No me gustó mucho mi intervención. Los junté en la mitad de la cancha. Parecía obvio que "destruir" no estaba funcionando. Cuando les comenté ésto, sus risas me aprobaron lo que pensaba.
Entonces era hora del entrenador de empezar a "decir". Entonces les dije que en Argentina algunos buenos equipos usan la palabra "arriba".

Eso parecía tener el efecto deseado, hasta cierto punto. Hubo muchas más llamadas de “arriba” y ningún comportamiento desganado. Sin embargo, fue completamente ineficaz. Los jugadores que hacían el llamado de “arriba” estaban muy lejos de la acción y no hicieron nada ellos mismos.
Llamé a uno de los otros entrenadores y le pedí que se parara en el medio de la cancha. Si oía a algún jugador decir "arriba" y luego no cargaba hacia delante para poner a un atacante bajo presión, él le gritaría su nombre a modo de corrección.
Esto pareció tener el efecto deseado, de nuevo hasta cierto punto. Inicialmente, un par de jugadores gritaron “arriba” y luego corrieron hacia adelante. Pero, muy pronto, no hubo comunicación y el juego se desarrolló en relativo silencio defensivo.

Finalmente los dejamos sólos para la parte final del entrenamiento. Los jugadores utilizaron una mejor comunicación en defensa y realizaron sus comunicaciones y llamados de manera más efectiva. Ésto debido a que se pusieron ellos de acuerdo, con un trabajo previo junto al staff al respecto.


Es importante que sea significativa la palabra para el llamado? Cuánto y cómo debe el entrenador “decir”? Los jugadores deben notar que los contrarios escuchan y leen también las jugadas?
 
Juan Casajús | Facebook.com/Juan.Casajus.Rugby | Twitter: @JuanCasajus

Material autorizado para su reproducción citando autor y fuente.


www.facebook.com/rugbyandfitness | Twitter & Instagram @rugbyandfitness

1 comentario:

jorge raul Poussif dijo...

Què edad tenìan esos jugadores?
Serà posible qu al elegir ellos sus propios còdigos de comunicaciòn (como en la vida misma) se estèn generando lìderes tàcticos?