miércoles, 23 de agosto de 2017

MEJORANDO LAS TÉCNICAS DE AGILIDAD



La velocidad, la fuerza, la potencia, el equilibrio y la flexibilidad están relacionados con la agilidad (2). Todos estos son factores entrenables y la mejora de uno o todos a través de un programa de ejercicios bien diseñado puede ofrecer como resultado un rendimiento mejorado en diversas tareas de agilidad (2). Sin embargo, existe un vacío en la literatura a la hora de revisar las técnicas de movimiento ideales para realizar los diversos cambios de dirección, redirecciones o transiciones (4,5).



Cambio de dirección: se refiere a un giro de 90 grados o más, donde debes detener la velocidad en una dirección e iniciar el movimiento en otra. Por ejemplo, en un campo de fútbol americano, un receptordebe cambiarde dirección al correr una ruta de remontada.
Transición: tiene lugar cuando el tipo de patrón de movimiento cambia. Un extremo o cornerback, en la defensa con marcaje al hombre contra un receptor que corre un pequeño tramo, cambiará de una marcha atrás a correr en la misma dirección.
Redirección

La técnica de redirección es relativamente simple. En lugar de la base de soporte (pies) moviéndose en el mismo nivel como el centro de la masa (cuerpo), uno o ambos pies son desplazados ligeramente. Inclinarte y/o avanzar ligeramente en una nueva dirección te harán perder el equilibrio (5). Como resultado te moverás en una nueva dirección. Con la finalidad de minimizar el bajón y maximizar la velocidad, la duración y la frecuencia de la zancada deberían permanecer como si no estuvieras tratando de redireccionar. Esto también ayudará a mantener la postura. Un error frecuente es ponerse de pie y realizar una zancada fuerte y larga. Cuando esto ocurre, debes tomar un segundo paso pesado para mantenerte bajo control a lo largo del nuevo camino.
Cambio de dirección (CDD)
Los cambios de dirección (cdd) requieren un poco de fuerza de frenado seguida de la aceleración a lo largo de un camino diferente. Esto hace las técnicas más complicadas, pero existen algunas reglas básicas que pueden ser aplicadas. Lo más importante es la alineación. Mantener los pies, la espinilla y el muslo de la(s) pierna(s) del frenado señalando la dirección del movimiento que estás tratando de disminuir o parar, asegura que la fuerza de frenado venga de los músculos de la cadera, muslos y piernas. Los músculos son fuertes y potentes y cargándolos en la fase de frenado te permite tomar ventaja del ciclo de estiramiento- acortamiento al acelerar en la nueva dirección. El error para alinear la extremidad inferior de esta forma cargará los ligamentos en cada una de las articulaciones (tobillo, rodilla y cadera). Otra clave para el éxito de esta alineación es la tracción aumentada. Hacer rotar el pie desde el talón hasta el dedo del pie colocará cada uno de los tacos en contacto con el campo (3). Frenar con el empeine, que funciona muy bien en un patín de hockey, depende sólo de dos o tres tacos para la tracción. Este movimiento talón-dedo del pie debería ser sutil, con los tacones de los dedos hacia abajojusto fuera de la superficie cuando el talón hace contacto con la finalidad de evitar sobre-zancadas.
Informe completo aquí 
Autor: Cory Goodman, CSCS

Twitter @rugbyandfitness | Facebook.com/rugbyandfitness 

No hay comentarios: