miércoles, 18 de enero de 2017

EL ENTRENADOR, TAREAS Y DESAFIOS

En el curriculum de todo buen entrenador debe virtualmente figurar: “Especialista en lecciones de vida” ¡Qué más se puede pedir! Es la persona que más allá de sus conocimientos de juego, se caracteriza por esa gran condición; la habilidad de crear el clima apropiado para que sus jugadores aprendan, para hacer de ellos “los mejores”, no sólo por medio de su técnica, sino también por medio de su conocimiento y ejemplo.

Mucho de lo que los deportistas desean conseguir, depende de lo que los entrenadores sepan entregar. Gran tarea la del entrenador, no muchas veces valorada. La mayoría de los entrenadores o profesores de una disciplina, han sido jugadores, conocen muy bien los códigos del deporte que tanto han practicado.
Sus enseñanzas forman parte de una filosofía y valores de vida. Son éstos los fundamentos que lo ayudan a dar respuestas ante objetivos a plantearse en el nuevo año que se inicia.
¿Qué es lo que quiero entrenar? ¿Cómo me siento como entrenador, cuales son mis objetivos, mi motivación?

La transición de jugador a entrenador, el cambio de jerarquía y de rol, de posición de poder, de cambio de club, son situaciones que mueven el piso, en cuanto al grado de responsabilidad y compromiso. Sin embargo, son estos desafíos los que se transforman en grandes oportunidades, para desplegar toda la creatividad y sueños que un entrenador desea ver cumplidos.
Es una gran tarea el llevar adelante a un equipo, o a un deportista, el despertar al gigante dormido que se oculta dentro de muchos, y verlos crecer como personas y jugadores.
Su rol, implica la búsqueda de la satisfacción de objetivos cumplidos en equipo. Desde un lugar invisible entra a la cancha con la camiseta número dieciséis, luchando y empujando hombro a hombro, pero desde ese otro lugar virtual.

Debe pensar que no todos los jugadores han pasado experiencias como las suya, que forman parte de otras historias, otros incentivos y motivaciones, donde cada uno posee una individualidad formada por diferentes carácteres y diversas personalidades. Muchos provienen de equipos exitosos, y no se puede pedir que piensen ni sientan como él, como asimismo que posean su mismo estilo y garra de juego.

Cada uno de ellos se integra con lo mejor de sí mismo, muchas veces brindan territorios fértiles a descubrir por el que los lidera. No existen habilidades innatas, todas son habilidades a trabajar.



La motivación de un equipo se construye sobre metas a trabajar en común, en una dirección. ¿Adónde queremos ir, y cómo vamos a lograrlo? ¿Qué objetivo tengo para el primer partido, cuales para el último?
La palabra equipo proviene del escandinavo skip, barco y del francés equipage tripulación. Está relacionada al ámbito marino y muy merecida ha sido su traducción. Un barco, para llegar a destino, necesita de diferentes roles que se ocupen de distintas tareas para llegar a buen puerto.
Es así que todos deberán subirse desde el primer día a ese barco llamado “Motivación”, y saber que una vez a bordo, no se pueden bajar. Cada uno posee diferentes roles y funciones en esa tripulación con bandera de diferentes colores, comandados por su capitán, el entrenador.
Trabajen sobre esa imagen, no pierdan el rumbo, unas manos fuertes y seguras manejará el timón, mientras todo un grupo se encargará, de realizar sus funciones de la mejor manera posible para llegar rápido y seguro a su destino.

Las tripulaciones exitosas son rápidas, no tienen tiempo para perder, ante tormentas, toman buenas decisiones grupales, mientras que las fracasadas, se pierden en el tiempo en búsqueda de nuevos vientos, perdiéndose en las diversas direcciones del viento.

Como dice José Pekerman, “cuando se juega en equipo, se celebra en equipo” Que viaje para pensar ¿no?

Lic Julia Alvarez Iguña

Psicología de deporte de Alto Rendimiento
Twitter @IgunaJulia
Material autorizado para su reproducción citando autora y fuente.

www.rugbyandfitness.com
Facebook.com/rugbyandfitness
Twitter @rugbyandfitness

2 comentarios:

marcelo crc dijo...

Excelente. Trabajar la autoestima personal.

marcelo crc dijo...

Simple. Excelente.