miércoles, 19 de abril de 2017

EL TACKLE OFENSIVO EN INFANTILES

Desde la primera infancia, vale decir los primeros pasos del rugby infantil deberíamos incentivar la práctica en el juego y en entrenamiento del tackle ofensivo.
Desde nuestro punto de vista implica un cambio rotundo (en las divisiones del primer bloque -6,7,8, y 9) puesto que nuestros entrenadores están acostumbrados a las llamadas “tablas” y que aparecen como una lucha de romanos contra romanos (ambas tablas se chocan en en centro del juego, produciendo generalmente una acumulación de jugadores sobre la pelota, pero nada efectivo ni divertido).
Proponemos entonces ocupar todo el espacio de la cancha, sin tabla (ni en defensa ni en ataque), aprovechar para que los jugadores comiencen a aprender el rápido reposicionamiento y su reinserción en el juego.
¿Cuales son los beneficios?
- Practicar el contacto con los rivales antes que estos en ataque adquieran velocidad en la carrera. Esto produce que los jugadores tengan mayor confianza en el cualquier tipo de tackle, porque el golpe obviamente es menor y más cuidado.
- Comprender las nociones de tiempo y espacio rápidamente, pues con la consigna de pasar al campo contrario el jugador nóvel rápidamente comienza a aprehender estas nociones. En el caso de practicarse o jugarse con las “tablas”, esto no sucede, puesto que los jugadores en defensa solo “esperan” al otro equipo que está lanzado en velocidad, lo cual produce no pocos golpes innecesarios.
- Amplía la sensación de seguridad del jugador, al saber que podrá defenderse atacando, lo cual aumenta su autoestima.
- Genera partidos y entrenamientos divertidos, puesto que los jugadores realizan actividades donde deben decidir (salir antes o después, tacklear de frente o de costado, avanzar sobre quien tiene la pelota o defender simplemente un espacio rompiendo la línea de la ventaja evitando el off side, etc.).
- Evita el consabido agrupamiento innecesario sobre un jugador que lleva la pelota, cada cual elige su lugar y es efectivo al defender su equipo atacando con el tackle.
- En general despierta en los niños una especie de desafío muy distinto al estar esperando que el equipo atacante decida. En estas edades, dar la posibilidad de decidir, aunque hayan equivocaciones que rápidamente se corrigen, la toma de decisiones son al juego como el la buena nutrición a la vida.
- No hay que olvidar que es muy difícil que lo que se aprenda bien en estas edades es para toda la vida, después no nos quejemos cuando un centro en juveniles espera al contrario.
- Practiquémoslo, es un cambio positivo.


Luis Horacio Ibañez Gattelli
Twitter @LuisIbaez2 
Material autorizado para su reproducción citando autor y fuente.


No hay comentarios: