miércoles, 19 de octubre de 2016

FORMACION DE JUGADORES, REVISIÓN

Uno de los temas más importantes en la vida deportiva de los clubes de rugby, es ver, saber, estudiar y planificar sobre la evolución de los jugadores en cada faceta de su formación como jugadores de rugby.

Sigue siendo prioritario el abordaje de los valores, pero en lo que respecto a la formación técnica existen varias facetas a seguir prestando atención.

La técnica en el deporte, y en el Rugby, es la forma en que el jugador ejecuta alguna acción de juego de forma eficaz y con economía de energía, interactuando de forma ideal con el medio, con la pelota, con sus compañeros y los rivales, alcanzando un objetivo parcial o total, respetando el reglamento. Depende de distintos factores siendo los principales los anatómico-funcionales, neurológicos, cognitivos y metabólicos. Más info: http://tinyurl.com/m7vn24y

Investigaciones científicas han determinado que hace falta de 8 a 12 años de entrenamiento para que un atleta con talento alcance niveles de élite (Bloom, 1985; Ericsson et al., 1993; Ericsson y Charness, 1994). Esto es conocido como la regla de los 10 años o de las 10.000 horas. Para los jugadores, entrenadores y padres, esto se traduce en algo más de 3 horas de práctica diaria a lo largo de 10 años (Salmela, 1998). 

Desafortunadamente, muchos padres y entrenadores de rugby enfocan el entrenamiento con una actitud de “ganar el siguiente partido a cualquier precio”. Ahora sabemos que se requiere un compromiso a largo plazo con el entrenamiento para producir deportistas de élite en cualquier deporte. Un régimen de entrenamiento, competición y recuperación específico y bien planificado asegurará un desarrollo óptimo durante toda la trayectoria del jugador de rugby. 

Finalmente, el éxito procede del entrenamiento y la actuación a largo plazo más que de ganar a corto. No existen atajos para el éxito en la preparación de los jugadores de rugby. Más info: http://tinyurl.com/pmktjdq Precipitarse en la competición siempre conducirá a errores en las habilidades físicas, técnicas, tácticas y mentales. La cantidad de partidos jugados también tiene un efecto en el desarrollo global del jugador de rugby.

Al menos hacen falta 10 años de trabajo continuo, progresivo y signfificativo para destacarse en alguna faceta.   

Juan Casajús | Twitter @JuanCasajus
Material autorizado para su reproducción citando autor y fuente.

www.rugbyandfitness.com 

No hay comentarios: