viernes, 10 de julio de 2015

DESARROLLAR O GANAR (I)

Esta dicotomía se ha convertido en un tema tabú en la actualidad, en casi todos los deportes practicados por la juventud adolescente.
También, se ha convertido en un tema en el cual los entrenadores eligen ganar o desarrollar, como si estos conceptos fueran excluyentes entre sí.
Creemos que los entrenadores que desarrollan los jugadores de la manera correcta, no tienen que elegir entre ganar y el desarrollo, sino que ambos van de la mano.

La idea a la que nos enfrentamos en la actualidad, es que se debe ganar, sin importar el desarrollo, cuando se trata de la derivación extrema de "ganar a toda costa" mentalidad que muchos involucrados con cualquier deporte juvenil adolescente promueven, sin siquiera mirar de reojo el desarrollo de los jugadores, de equipos y del deporte mismo.

Puesto en evidencia éste extremo, el polo opuesto propone y sugiere por ejemplo, dirigirse a los jugadores haciéndolos reflexionar sobre la poca importancia de ganar como resultado, sino como parte del juego solamente, con una importancia relativa respecto al desarrollo, proceso que no puede eludirse para llegar a la meta triunfalmente.

Ganar. Ese es al asunto. Pero para nosotros y para la mayoría, desarrollar para llegar a un buen resultado es lo realmente importante. Trataremos de desmenuzar ambos conceptos.

Hay una puntuación al final del juego, en general hay un equipo "ganador" y un equipo "perdedor" en cualquier juego, inclusive en los deportes.

Pero rondan alrededor de ambas palabras los siguientes cuestionamientos:

¿Qué quiere la media (jugadores)? ¿Ganar después de todo o antes que nada?
¿Es ganador un equipo que tiene la puntuación mejor en un partido de M-7?
¿Significa ganar, que un equipo esté invicto en su grupo de M-14?
Para algunos, sí.

Para nosotros, "ganar" o más específicamente, tener una "mentalidad ganadora" significa que los jugadores tienen ansias de jugar y están decididos a dar el 100% y mejorar en todo lo que hacen.

Si inspiramos a nuestros jóvenes jugadores a tener ansias de jugar y los motivamos para mejorar constantemente en todo lo que hacen, muy pronto esas ansias por jugar se desarrollaran para ganar. Con demasiada frecuencia, sin embargo, empezamos por el extremo equivocado.

Primero vamos a ver el fundamento de por qué "ganar ó desarrollar" sobrevive hasta nuestros días, y luego vamos a ver lo que piensan los niños.


Después de todo, es el juego de los niños, no el nuestro. Hablamos de niños, incluyendo la pre-adolescencia.

Continuará en parte II.
Luis Horacio Ibañez Gattelli
Twitter @LuisIbaez2 
Material autorizado para su reproducción citando autor y fuente.

No hay comentarios: